Viva el Verano !

Categoría Estilo de vida en la Ciudad de Québec Fecha 23/07/2014

Escrito porRoysbel Hernandez

 El maravilloso verano Quebequence.

     Aprovechando que estamos en  verano y que además es un poco corto, apenas un día jajajaja, es broma un poco más que eso, voy a hacer una pausa con el tema del trabajo en Québec y hablarles un poco de esta hermosa estación del año.

     Para aquellos que nacemos bajo el trópico y que estamos acostumbrados a ver colores y mucho sol casi todo el año, generalmente no apreciamos eso que es parte de nuestra rutina y que pasa desapercibido. Pero, cuando vives en un país donde están definidas las cuatro estaciones, cada una de ellas tiene un valor específico y un peso emocional también.

     La llegada de cada una representa, un cambio, a veces drástico en todos los aspectos; el olor, los colores, la fauna, el humor de las personas y hasta su comportamiento es distinto.

     Yo llegué en el mes de marzo, finalizando en teoría la primavera, y para mi todavía hacía mucho frío. Sin darme cuenta, empezó a subir la temperatura y los días se hacían más largos, entonces, comenzó el ‘‘destape’’, aclaro, que no es que la gente se pasea desnuda por la calle si no que todo el mundo aprovecha al máximo cada rayito de sol.

 

     Con ese cambio maravilloso, vienen los olores de las flores, el polen, las alergias, una explosión de colores de hortalizas y frutas  de variedades inimaginables como los coliflores verdes y morados. En los autobuses se siente el olor de los protectores solares y algunos otros que son producto de la transpiración. En fin, la fiesta comienza.

 

     La gente se desborda en las calles. La cantidad de ferias, festivales y actividades culturales y de recreación no le permiten a un mortal descansar. Comienza para muchos las vacaciones y para otros el trabajo arduo e intenso.

     Para mi, entre otre cosas es el inicio del festival d’Été de Québec.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

     Desde que llegué no he dejado de ir al Festival, soy una festivalera. Es una fiesta de casi 15 días de espectáculos que comienza la primera semana de julio. Es un festival donde se integran muchos estilos de música y artistas para todos los gustos. Pasando desde lo clásico y refinado como Plácido Domingo y terminando por el excentricismo de Lady Gaga. Por un precio muy razonable (70$ aproximadamente el pase para tode el festival), se pueden ver grandes estrellas internacionales y locales de un alto nivel. Yo he visto a mis ídolos como: Sting, Lionel Richie, Bruno Mars, Foreigner, Kiss, Isabel Boulay , Lara Fabian, Stevie Wonder, Bon Jovi, Brian Adams y paré de contar. Es una experiencia que no pueden dejar pasar si viven en Québec.

      Déjenme decirles que en cada espectáculo pueden haber entre 30 et 75 mil espectadores y el orden, y la seguridad son incomparables. Sales a la hora que sea y no encuentras peleas ni problemas con nadie. La policía está lista para proteger al ciudadano y la red de transporte público despliega un operativo especial para dar un buen servicio hasta altas horas de la noche.

      

 

     Desde que comienza el calorcito (hablo de 12 grados en adelante), la gente se siente liberada, libre de horarios, libre de botas y suéteres, chamarras o chaquetas. Todo el mundo se ve felíz, te sonríen y saludan sin conocerte. Las terrazas de los bares y restaurantes se inundan de turistas y los parques y piscinas están listos para dar un chance a los piecitos de estar desnudos y moverse graciosamente.

        En mi primer verano, yo no comprendía el sentido de es locura colectiva. Ahora, después de 8 años aqui, yo soy la primera en ponerme falda y sandalias a 12 grados centígrados y me lanzo a la calle a disfrutar de mi verano en Québec 

 

                                                          Los dejo porque la rumba me llama.